Los mercados de acciones y bonos, así como la economía, están influenciados por una confluencia de elementos que no se pueden reducir a “quién está en el cargo”.