Las inversiones en América Latina se enfrentan a un escenario de volatilidad en 2022 guiado por una serie de elecciones presidenciales que podrían estar generando “ruido de corto plazo”, advierte BlackRock, empresa global de gestión de inversiones, en sus perspectivas para el próximo año.

La firma recomienda, sin embargo, no desviarse del camino por esas distracciones.

“Hay pocas cosas que uno puede decir con seguridad, y les digo que vamos a ver muchos episodios de volatilidad el año entrante, pero lo importante es mantener el curso y no desviarnos porque hay ruido de corto plazo”, dice Axel Christensen, director de estrategia de inversiones de BlackRock para América Latina.

Un ejemplo de la volatilidad de la que hace referencia el ejecutivo de BlackRock, fue el que vivió el mercado en Chile un día después de las elecciones presidenciales en la que resultó electo el izquierdista Gabriel Boric. El índice S&P IPSA -que mide el desempeño de las acciones cotizadas en la Bolsa de Santiago- cayó en más del 6% y la moneda chilena se hundió a un máximo histórico de 876 pesos por dólar. Pero en la siguiente jornada retomó su curso y recuperó parte de lo perdido. Al final de la semana, el dólar mantuvo la tendencia bajista y se cerró cerca de los niveles previos a la elección.

El de Chile es solo un ejemplo que se puede repetir el próximo año en varios países de la región.

Brasil, la mayor economía latinoamericana, y Colombia -la cuarta más importante de la región- tienen programadas sus elecciones presidenciales para 2022; un año en el que también habrá cambio de Gobierno en Costa Rica y, en México, se realizará un referendo revocatorio sobre el mandato del presidente AndrésManuel López Obrador. En el caso de Brasil y Colombia, la izquierda tiene altas posibilidades de hacerse con el poder y destronar a los actuales gobiernos pro mercados, lo que -probablemente- generará volatilidad.

Son escenarios que, según Christensen, no llevarán necesariamente a un cambio significativo en el mercado, aunque sí a posibles correcciones de precios (que suelen aparecer cuando los inversores reducen temporalmente sus compras). “Es un llamado a la acción de ir más allá ante lo que estos eventos puedan producir (…) en ese sentido recomendamos reducir o más bien esparcir las posiciones”, explica.

Un año con más claridad

En lo financiero parece ser un año mucho más claro. Según las perspectivas de BlackRock, durante 2022 se repetirá lo que prevaleció este año: la Bolsa generará ganancias, mientras que los bonos se mantendrán con pérdidas.

Este escenario, explica Axel Christensen, nunca había ocurrido en los 45 años que llevan los registros de estos datos. “Puede ser que estemos frente a un nuevo régimen” en cuanto a inversiones, afirma el director de estrategia de inversiones de BlackRock para Latinoamérica.

¿Cómo prosperar entonces en medio de un  nuevo régimen de mercado?

El primer administrador de activos del mundo recomienda en este caso, priorizar las acciones sobre la renta fija, ya que la inflación se mantendrá por encima de los niveles pre pandémicos. “Favorecemos las acciones de los mercados desarrollados sobre los emergentes, pero reducimos nuestro enfoque de riesgos a la luz del amplio espectro de resultados potenciales en 2022”, señala.

En cuanto a los bonos, BlackRock recomienda los ligados a la inflación como  diversificadores de cartera. “En un horizonte estratégico, nos gustan los mercados privados por su diversificación y potencial de rentabilidad”, comenta Christensen.

La situación de cambio de tasas de interés también se mantendrá como un desafío. Al respecto, BlackRock prevé aumentos más moderados durante 2022 y, a partir de allí, posibles oportunidades con la deuda emergente en moneda local considerando que desde ya da señales de que ha empezado a destacarse. “Si bien implica mayores riesgos, creemos que en muchos casos esos riesgos ya se han incorporado a los precios”, comenta.

Navegando hacia el cero neto

En este nuevo año que se avecina, las inversiones también estarán guiadas por la transición global hacia un mundo más sostenible y que, según BlackRock, requerirá una reestructuración masiva de las economías. En esta materia, la firma recomienda las acciones de los mercados desarrollados sobre las de los emergentes, con el sector tecnológico como el más favorable.

El administrador de activos explica que esta transición es como un shock de oferta que contribuirá a una mayor inflación y prevé que se desarrolle durante décadas. “En realidad estos shocks ya están aquí y el cambio hacia la inversión sostenible ya se está desarrollando”, afirma.

Para Axel Christensen, lo que viene en ese sentido es una mayor diferenciación de aquellas compañías que sean más resilientes y capaces de adaptarse a los desafíos que esa transición implica. “Los países que tengan un plan, que combinen esfuerzos de todos los sectores, públicos y privados, van a tener una ventaja no solo en cumplir los objetivos; sino que van a poder aprovechar mejor las oportunidades”, sostiene.

BlackRock asegura que los que más se beneficiarán en medio de este proceso hacia cero emisiones neta, serán los países que sean más capaces de entender la mayor demanda por los bonos verdes, y las empresas que tengan diseñados planes en este sentido.

Fuente: https://www.americaeconomia.com/economia-mercados/finanzas/un-ano-de-volatilidad-y-ruido-distractor-para-las-inversiones-en-latina

Suscríbase a nuestro Newsletter

Manténgase siempre informado.

Reciba en su email la mejor información de eventos y seminarios.

Su email fue agregado exitosamente!