La división de los negocios es la práctica más de moda en Wall Street.

Ya lo fue en un pasado en su momento y hay ejemplos múltiples como eBay con PayPal o HP Entrerprise, separándose de Hewlett-Packard. Pero ahora, la tendencia ha vuelto en las grandes cotizadas de la bolsa estadounidense.

Johnson & Johnson, Toshiba y General Electric han sido las últimas en anunciar sus planes para dividirse en varias compañías. Y es posible que esta dinámica vaya a más en los próximos meses.

Los conglomerados son grandes y difíciles de manejar. A los inversores en la bolsa estadounidense no les gustan, porque no terminan de saber cómo valorarlos adecuadamente. Por eso los CEO las juntas de accionistas finalmente están captando el mensaje: separar es sinónimo de poder ganar en el futuro.

El caso de J&J, que pasará a contar con una empresa enfocada en los productos de consumo y otra orientada hacia los medicamentos y dispositivos médicos, sigue al de otras grandes compañías farmacéuticas, incluidas Pfizer, Merck y GlaxoSmithKline.

Como en cualquier split, siempre habrá un grupo que se beneficie por encima de todos los demás: los asesores. La prueba, si fuera necesaria, está en los 7.200 millones de dólares en comisiones de la banca de inversión desembolsadas por General Electric durante las últimas 2 décadas.

Por qué las grandes empresas deciden dividir sus negocios

Hay razones particulares por las que escindir negocios se ha convertido en una manzana dulce para los agentes del mercado. Entre otras, la carga impositiva juega un papel determinante: J&J y General Electric esperan mantener sus operaciones libres de impuestos.

Por otra parte, la asignación de capital es más eficiente cuando un negocio está más delimitado. En el caso de GE los expertos sostienen que las divisiones independientes tienen la capacidad de asignar sus propias prioridades y oportunidades, libres de cualquier gravamen de la empresa matriz.

“La toma de decisiones, incluida la asignación de capital, es más rápida sin la necesidad de recibir aprobaciones de niveles adicionales de administración en la empresa matriz”, explica David Kass, profesor de Finanzas en la Escuela de Negocios Robert H. Smith de la Universidad de Maryland, en declaraciones que recoge la CNBC.

Mientras, el incentivo al buen hacer del equipo gestor también es un gran problema, ya que los equipos ejecutivos de las empresas derivadas reciben una compensación basada en su comportamiento real en lugar de estar ligado al desempeño de una empresa diversificada.

Como los CEO y directivos tienen interés personal en mantener unida a una empresa, e incluso en aumentarla mediante acuerdos adicionales, las escisiones pueden ser interesantes. “Reducen el tamaño y el alcance, lo que no beneficia el interés personal, pero beneficia en el hecho de estar focalizado en un segmento nicho”, según la investigación de Feldman.

Luego está el enorme papel que desempeñan los inversores de capital privado y activistas que exigen hacer un cambio. Irónicamente, algunos inversores de capital privado responsables de la disolución de multinacionales se han convertido en gigantes que cotizan en bolsa por derecho propio.

“Para sobrevivir y mantenerse al día con las tendencias del mercado, las empresas deben analizar cuáles son sus líneas de negocio más rentables y dónde deberían dedicar la mayor parte de su tiempo y enfoque”, asegura dijo Liz Young, directora de estrategia de inversión de SoFi, en una entrevista con CNN Business.

Las empresas a las que apuntan los activistas suelen estar bajo presión para mejorar su laborioso desempeño, y una reestructuración es una forma de asegurar a los inversores que se está haciendo algo.

Según informa Financial Times, sobre todo, “cuando las empresas de tecnología, con valoraciones descomunales, dominan la cobertura de noticias y las bolsas”.

Es posible que prefieran la nomenclatura de “plataforma” en lugar de conglomerado, pero las empresas tecnológicas han tendido a la adquisición en lugar de la venta. Amazon y Google han impulsado los servicios de la nube, mientras que Facebook quiere controlar el metaverso. Esta ha sido la práctica habitual que ahora parece que va cogiendo otro color.

“Existe una sólida sensación de que las divisiones más pequeñas y optimizadas son más fáciles de administrar y valorar para los gestores y para los inversores”, dice Jefferies en un reciente informe al que ha tenido acceso Business Insider España.

“Pero vale la pena recordar que la negociación y la manera de llevar esto a cabo no siempre produce el resultado deseado”, argumentan los analistas, antes de poner el ejemplo de Dow y DuPont y su fusión en 2017, para luego dividir la entidad en tres negocios en 2019.

“El valor combinado de las unidades divididas no se ha movido apreciablemente más arriba, y las acciones de News Corp disminuyeron durante los 7 años posteriores a su spin off”, advierten los expertos.

El terreno ya se está preparando para que otras compañías estudien sus ‘spin off’ para seducir al mercado

La lluvia de escisiones puede no haber hecho más que comenzar. El hacer de una compañía varias más pequeñas sería la gran tendencia de la próxima década, según apuntan algunos expertos.

El gigante tecnológico Dell escindió recientemente su negocio en la nube VMWare en una empresa completamente separada. El minorista L Brands se ha dividido en dos firmas: Bath & Body Works y Victoria’s Secret.

IBM ha convertido su unidad de servicios de tecnología de la información en una nueva empresa denominada Kyndryl. Como resultado, ahora tiene más flexibilidad para realizar compañías conjuntas con rivales de la nube de IBM.

De este modo, otras empresas pueden encontrar que la separación de divisiones les dará mayor autonomía para forjar relaciones comerciales que pueden no haber tenido tanto sentido estratégico como parte de un conglomerado colosal.

AT&T planea escindir WarnerMedia y fusionarlo con el gigante Discovery. El acuerdo, que se espera que se cierre a mediados del 2022, creará una nueva compañía llamada Warner Bros. Discovery.

“En el sector de las telecomunicaciones se puede ver claramente esta tendencia para centralizarse en segmentos más específicos: como separar los contenidos de entretenimiento y streaming de otros”, destacan los expertos de Atlantic Capital en una nota reciente.

Dondequiera que mires en el mercado, en todos los sectores, las empresas icónicas están bajo la presión de los activistas para dividirse, o están tomando la decisión de mirar dentro de sus propias operaciones y adelgazar.

Fuente: https://www.businessinsider.es/algunos-gigantes-wall-street-estan-dividiendo-negocio-968925

 

Suscríbase a nuestro Newsletter

Manténgase siempre informado.

Reciba en su email la mejor información de eventos y seminarios.

Su email fue agregado exitosamente!