Esperan recaudar unos 350 millones de dólares anuales en impuestos y crear decenas de miles de puestos de trabajo. Habrá tributos sobre las ventas de cannabis, más un gravamen local y otro adicional del condado, además de un impuesto basado en el nivel de THC, el ingrediente activo de la marihuana.

A partir de un proyecto de ley de legalización que fue firmado este miércoles, los neoyorquinos a partir de ahora pueden poseer hasta 3 onzas (85 gramos aprox) de cannabis, sin embargo, las ventas de marihuana para uso recreativo no serán legales durante aproximadamente 18 meses hasta que el estado elabore las regulaciones correspondientes.

Si bien el mercado tardará un tiempo en establecerse, las estimaciones de la publicación comercial Marijuana Business Daily muestran que Nueva York podría convertirse en el vendedor más grande de la costa este, generando un potencial de 2.3 mil millones de dólares en ventas anuales para su cuarto año.

La oficina del gobernador señaló además que su entrada en vigencia se podría traducir en unos 350 millones de dólares anuales en impuestos y crear decenas de miles de puestos de trabajo.

Palalelamente, los defensores de la reforma de la justicia penal esperan que también ayude a corregir las desigualdades de un sistema que ha encerrado a personas de color por delitos de marihuana a tasas desproporcionadas. La legislación proporciona protecciones para los usuarios de cannabis en el lugar de trabajo, la vivienda, el tribunal de familia y en las escuelas, colegios y universidades, y establece el objetivo de proporcionar la mitad de las licencias de marihuana a personas de comunidades subrepresentadas.

Borrarán antecedentes

Nueva York comenzará a borrar automáticamente los antecedentes penales de personas con ciertas condenas pasadas relacionadas con la marihuana, y las fuerzas del orden público del estado no podrán arrestar ni procesar a personas por posesión de marihuana de hasta 3 onzas. Eso es un paso más allá de una ley de 2019 que eliminó muchas condenas anteriores por posesión de marihuana y redujo la pena por posesión de pequeñas cantidades.

La ley también permite “usar, fumar, ingerir o consumir cannabis o cannabis concentrado”. Los neoyorquinos no pueden fumar ni vapear cannabis en lugares prohibidos por la ley estatal, incluidos lugares de trabajo, colegios y universidades, hospitales y dentro de un radio de 100 pies de una escuela.

El comisionado del Departamento de Policía de Nueva York, Dermot Shea, dijo que su interpretación del proyecto de ley es que legaliza fumar marihuana en público.
“Nos preocupa lo que significa para los neoyorquinos y para nosotros que estamos viendo este proyecto de ley, espero que me esté perdiendo algo, pero parece que está legalizando fumar marihuana en el exterior”, dijo Shea. “Y eso no es algo que hicieran la mayoría de los otros estados”.

Nueva York, el principal vendedor

El actual gobernador de Nueva York, Andrew Mark Cuomo,  dijo que podría llevar años recaudar alrededor de 300 millones de dólares en ingresos fiscales, aunque los republicanos son escépticos de que el estado vea eso. California se vio obligada a recortar 223 millones de dólares de las proyecciones del presupuesto estatal en 2019 debido a que las ventas de marihuana fueron más lentas de lo esperado.

Los ingresos fiscales de la marihuana cubrirían primero el costo estatal de regular y hacer cumplir la ley de legalización de la marihuana, y el resto se dividiría entre escuelas, programas de prevención y tratamiento de drogas y un fondo para invertir en habilidades laborales, educación de adultos, salud mental y otros servicios en las comunidades. que soportó la peor parte de la guerra contra las drogas nacional y estatal.

Impuestos

Nueva York establecerá un impuesto sobre las ventas de cannabis del 9% más un impuesto local y del condado del 4% adicional y otro impuesto basado en el nivel de THC, el ingrediente activo de la marihuana.

El estado proporcionará préstamos, subvenciones y programas de incubadoras para fomentar la participación en la industria del cannabis de personas de comunidades minoritarias, así como de pequeños agricultores, mujeres y veteranos discapacitados.

“El cincuenta por ciento es un listón muy alto para tratar de alcanzar, pero si sucede, sería increíble”, dijo Hillary Peckham, operadora principal de Etain Health, una empresa de cannabis medicinal de Nueva York propiedad de mujeres que está considerando postularse para un programa recreativo. licencia de marihuana si se vuelve legal, según informó la agencia de noticias The Associated Press.

“El siguiente paso es ver cómo se resisten las regulaciones y el programa para brindar realmente esas oportunidades”, agregó Peckham, cuya compañía tiene cuatro dispensarios en todo el estado.

La equidad social surgió como un tema clave en la legalización de la marihuana en los últimos años, con nuevos estados legales tratando de incorporarla y otros buscando compensar la falta de diversidad en los negocios que aprobaron anteriormente. Pero los planes no se desarrollaron como se esperaba en muchos lugares.

Illinois, por ejemplo, fue promocionado por las disposiciones de equidad en su ley de 2019.

Pero eso ha provocado críticas y acciones legales por parte de algunas empresas propiedad de negros que fueron ignoradas. Desde entonces, Illinois revisó su proceso en un esfuerzo por abordar esos problemas.

Nueva York se une a al menos otros 15 estados que legalizaron la marihuana recreativa, incluida la vecina Nueva Jersey. Los votantes tomaron medidas para legalizar el uso recreativo y médico de la marihuana en Dakota del Sur en noviembre, aunque actualmente está siendo impugnado en la Corte Suprema del estado.
Los opositores a la legalización incluyen organizaciones policiales y grupos que representan a los padres.

“Estamos en medio de la pandemia de Covid-19, y con la grave crisis del vapeo juvenil y la continua epidemia de opioides, esta legislación dañina es contraria a la intuición”, escribieron varias organizaciones en una carta abierta a principios de este mes.

Los funcionarios de Nueva York planean realizar un estudio que examinará en qué medida el cannabis afecta la conducción y si depende de factores como el tiempo y el metabolismo.

La nueva ley permite a las ciudades, pueblos y aldeas optar por no permitir dispensarios minoristas de cannabis para adultos o licencias de consumo in situ al aprobar una ley local antes del 31 de diciembre de 2021, o nueve meses después de la fecha de vigencia de la legislación. No pueden optar por la legalización.

Fuente: https://www.baenegocios.com/mundo/Nueva-York-legaliza-la-marihuana-y-espera-generar-un-negocio-millonario-20210331-0051.html

 

Suscríbase a nuestro Newsletter

Manténgase siempre informado.

Reciba en su email la mejor información de eventos y seminarios.

Su email fue agregado exitosamente!